Matilda Rapaport Ride

Fuente: matildarapaport.com

Era lunes en la mañana y un tweet en la cuenta de @GoPro anunciaba malas noticias: la esquiadora sueca Matilda Rapaport se encontraba en estado de coma, tras haber sufrido un accidente durante la grabación de un video en la Cordillera de los Andes. Horas más tarde, se confirmaría la noticia de su partida.

No dejamos de estar tristes y conmovidos por esta inesperada noticia, sin embargo, queremos utilizar las palabras de este escrito como un medio de expresión que permita enaltecer la labor que ella estaba realizando. Queremos rendir homenaje a esta atleta que, al igual que nosotros, se propuso difundir el mensaje del flow.

Sus inicios. ¿Cómo descubrió su pasión?

Matilda Rapaport adolescente

Matilda adolescente. Fuente: matildarapaport.com

Matilda nació el 29 de enero de 1986 en Estocolmo, Suecia. Su niñez estuvo marcada  por el esquí, ya que su familia estaba involucrada en el deporte y solían llevarla a ella y a sus hermanos a las estaciones de esquí durante las temporadas de vacaciones o cualquier receso de invierno. Una vez más reconocemos que la crianza, influencia de los padres o actividades que realizamos en esta etapa de la vida, son determinantes a la hora de descubrir nuestra vocación y pasión.

Cuando tenía 15 años conoció al que sería su esposo, Mattias Hargin, también atleta sueco y con quien se casó en abril de este año. Fue a la escuela de Economía en Estocolmo a la edad de 20 y en ese momento descubrió el estilo libre de esquí y quedó absolutamente enamorada. Decidió entonces,  hacer un semestre de intercambio en Suiza  para estar cerca de los Alpes pero su estadía de un semestre se convirtió en una residencia de varios años. Los Alpes, representaron para ella,  un lugar donde conectarse con el estado flow

Boda Mattias y Matilda

Boda Mattias y Matilda. Fuente: matildarapaport.com

 Freeride en Esquí

Para quienes -al igual que yo- vivimos en un clima tropical, nos cuesta un poco entender la experiencia de los deportes de invierno, porque no estamos habituados a ese contexto. Sin embargo, se que muchas personas de estos lares han tenido la oportunidad de practicar alguno y han quedado totalmente prendados.

Este tipo de esquí, es una modalidad en donde no se sigue un recorrido establecido, sino que se escoge algún escenario -generalmente montañas vírgenes- y el atleta debe realizar el descenso por una pendiente importante, sorteando obstáculos como piedras, grietas y adicionalmente el polvo de nieve generado durante la travesía. Es una práctica de alto riesgo, que demanda no sólo una excelente condición física sino mental. Pueden ver de que se trata en este video:

¿Cómo una persona logra hacer este tipo de hazaña? ¿Tienen acaso genes especiales que los preparan para ello? ¿Alguna vez sienten miedo de hacer lo que hacen? Son algunas de las interrogantes que pasan por mi mente y no sólo me refiero a este deporte, me lo pregunto para alguien que tiene que dar un concierto frente a millones de personas o algún acróbata de circo en una noche de show o un bombero que tiene que enfrentarse a situaciones extremas para salvar la vida de otros o a un cirujano que se sumerge horas en un quirófano para darle esperanza de vida a otro. Muchas de estas preguntas tienen respuesta en el flow.

Entrenamiento Mental

Matilda, no estuvo exenta de dudas y cuestionamientos sobre su desempeño y su rol de vida. Esto le puede pasar a cualquier persona, especialmente en momentos de dificultades, fracasos o cambios en el statu quo. Una voz interior que nos hace preguntarnos por qué hacemos lo que hacemos y si realmente tiene sentido.

Luego de que Matilda sintió no haber logrado un desempeño adecuado a los estándares que ella misma se había trazado, en la pasada temporada de esquí, decide buscar asesoría para entrenar, más allá del físico, su mente. Al sumergirse en la experiencia de este tipo de entrenamiento, expresó: “Deseo que alguna vez, tuvieran una oportunidad similar, porque es tan fascinante aprender sobre la manera en que la mente funciona y cómo cambiar la forma de ver las cosas, no sólo en términos de competir y ser un atleta profesional sino también para la vida”

A través de su blog, ella quiso compartir los principales aprendizajes que obtuvo durante su entrenamiento. Al leerlos, pasa como con algunas dietas, parecen cosas sencillas e incluso hasta intuitivas, pero muchas veces necesitamos que alguien nos lo recuerde:

  • El cerebro es un músculo, y por tanto demanda entrenamiento para poder fortalecerlo. Esto pasa por analizar constantemente nuestros pensamientos, sentir curiosidad y en último lugar, decidir con cuáles pensamientos nos queremos quedar y cuáles debemos desechar.
  • Foco y concentración en las cosas que están bajo nuestro control y dejar ir a las demás: Esto no es más que estar en el aquí y el ahora. Muchas veces el pasado nos consume por los remordimientos o el eterno ¿Qué hubiese pasado si…? y el futuro nos añade cierta cuota de ansiedad basada en escenarios que aún no llegan pero que controlaríamos de mejor forma tomando acciones en el presente.
  • Respirar: Esto es recomendado desde prácticas milenarias como el yoga, hasta nuevas posturas que lo asocian a la pérdida de peso. La respiración nos calma, nos relaja, y permite que el oxígeno llegue de una manera más eficiente a nuestro cuerpo. Las palabras de Matilda respecto a este punto:

“… Por lo tanto, puedo tomar mejores y más rápidas decisiones, algo necesario para alcanzar flow, el estado donde esquío mejor”.

  • Gratitud: Reflexionar sobre el verdadero significado de la vida y entender que la vida es mucho más que las circunstancias difíciles que podamos estar afrontando. Nuestros pensamientos y palabras son determinantes en la construcción de nuestro futuro y cada vez, hay más evidencia de que las personas que se toman el tiempo para agradecer de manera consciente por las bendiciones que tienen están abiertas a recibir más y generar cambios importantes en su vida.
  • La meta: Matilda pensó que tenía claros cuáles eran sus objetivos personales y profesionales: Ganar y tener éxito. Después de muchos cuestionamientos por parte de su coach llegó a la esencia del asunto: Lo hacía porque era su pasión, porque lo disfrutaba más que nada y le encantaba establecerse retos y ver cómo evolucionaba en el proceso, no por demostrarle algo a otras personas. Hoy, justamente leí algo acerca de que muchas personas se enfocan en buscar el éxito y no en crear valor. Vivimos en una sociedad que nos impone constantemente estándares de éxito, infundados por la opinión que los demás tienen de nosotros. Estar en  estado flow es tan hermoso, que no necesitamos motivaciones externas, somos nosotros mismos quienes nos empujamos a hacer algo extraordinario sólo por la sensación que nos genera la experiencia. Al final, Matilda logró encontrarse con este poderoso mensaje y expresó lo siguiente:

“A lo largo del tiempo reformulamos mi objetivo, ahora es: Alcanzar mi máximo potencial mientras esquío en cualquier competencia. Para mí, eso ocurre cuando estoy en estado flow, tan confuso como pueda sonar… terminar en el podio es sólo una consecuencia de ello.”

Matilda Rapaport podio

Fuente: matildarapaport.com

  • Imágenes interiores más fuertes que los pensamientos: Esto se trata de visualización, utilizada en la mayoría de los deportes. Esto requiere de práctica para que sea realmente efectivo, porque va más allá del simple deseo o de los pensamientos, tiene que ver con recrear la experiencia en todo el sentido de la palabra y tratar de abrazar las mismas sensaciones que generaría en nosotros, el proceso que estamos visualizando.
  • Calma: La serenidad es una de las condiciones para que exista flow. No tener preocupaciones por uno
    Fuente: matildarapaport.com

    Fuente: matildarapaport.com

    mismo ni por lo que va a pasar, solo aventurarse en el proceso con la confianza suficiente de que se tiene todo lo necesario para superar las pruebas, sin dejar que el ego tome protagonismo. Para Matilda, esperar y mantener la calma eran claves en el deporte que practicaba. Para ella, una de las cosas más importantes fue tratar de encontrar un balance en su energía que le permitiera reservarla sabiamente para los momentos de competencia y poder recargarla cuando fuera necesario con actividades como la meditación, correr o incluso compartir con sus seres queridos.

Explora tu pasión

Durante el tiempo que estuvo gerenciando Ski Logde Engelberg, un hotel y restaurante ubicado en Suiza, se sentó con un amigo y su hermano a hablar sobre ideas de negocio. Se dieron cuenta de que no existía una buena plataforma para buscar trabajo en los Alpes y las montañas escandinavas. Detectaron entonces, una necesidad entre los empleadores y posibles candidatos. En el 2014, lanzaron la página exploreyourpasssion.com con la expectativa de que más personas se aventuraran a aplicar a puestos de trabajos en estos increíbles lugares, cerca de las actividades que realmente les apasionan. La idea nos parece súper valiosa. Recuerdo hace poco haber conocido a una argentina que se mudó a un pueblito de Centroamérica para poder surfear todos los días. Ahora trabaja atendiendo un local en frente de la playa y además, da clases de surf a un grupo de niños. Sus palabras fueron algo así: “Dejé mi país y no tengo prácticamente nada, pero tengo al surf. Puedo surfear en estas cálidas aguas todos los días”. Para los amantes del esquí y todos los deportes que se practican en estas montañas es una excelente oportunidad probar esta herramienta. Algunos ya han descubierto cuál es su pasión y van tras ella a pesar de cualquier circunstancia; mientras que otros, están en el proceso de descubrirla.

Una invitación que no pudo concretarse

Solo pudimos sentir un profundo desconsuelo al leer en el blog de Matilda el siguiente texto:

El 03 de septiembre Cecilia y yo estaremos dictando un taller en Estocolmo, hablando de nuestro viaje desde dos diferentes perspectivas. Hemos decidido llamarlo Flowcode, como Flow, ustedes saben esa sensación cuando todo es fácil y posible, creemos que todos deberían esforzarse por tenerlo…” ¡Nosotros también!. Pasan cosas difíciles de entender y asimilar. Hay personas que pueden pasar desapercibidas, sin dejar una huella, ¡Matilda no fue una de ellas! Su mensaje nos motiva a seguir adelante y tener un buen viaje difundiendo la experiencia del estado flow.

Esperamos que su experiencia y mensaje tengan un impacto positivo en ustedes también y si te sientes identificado, comparte este artículo.

¡Un abrazo!

P.D.: Les dejamos este último video de Peak Performance con  Matilda reflexionando sobre su actuación en Alaska en el año 2015.